Visita nuestro PinterestVisita nuestro canal de YoutubeAccede a nuestro perfil de Google+Síguenos en TwitterSíguenos en Facebook
Suscríbete a nuestro blog:



Nube de etiquetas

Anything in here will be replaced on browsers that support the canvas element


El Blog de Locofertón
En Locofertón tenemos las mejores ofertas y descuentos de los comercios de tu zona. En este blog queremos ofrecer consejos, trucos y curiosidades relacionados con todos los temas de vuestro interés. Estos pequeños consejos están elaborados por un amplio abanico de expertos colaboradores que ponen a nuestra disposición todos sus conocimientos.
Bienvenidos al blog de LOCOFERTÓN


Colaborador de la semana
 Trio Davanna


Colabora con nosotros

El fin del cloro en la piscina se llama cloración salina


13 de mayo de 2016
El fin del cloro en la piscina se llama cloración salina
Es un clásico de nuestras vidas, su olor, y sus consecuencias, sobre todo por el picor de ojos cuando nos bañamos en la piscina, claramente hablamos del cloro, pero en esta ocasión para decirle adiós ¿La culpa? La cloración salina o electrólisis de sal para piscinas.
¿Qué es la cloración salina o electrólisis de sal?
La cloración salina es el método revolucionario que permite la desinfección del agua de la piscina sin la utilización de químicos agresivos como pueden ser el cloro u otros similares. Esto es un proceso que se produce en el circuito de recirculación de la piscina, y que mediante la adicción de sal al agua de la piscina, permite trabajar con esta disolución para mediante el proceso de electrólisis convertirlo en un desinfectante natural gracias a la modificación de la estructura de las partículas de la disolución.
En resumen, convertiremos agua con sal es un potente desinfectante.
Para ello solo necesitamos dos pasos: añadir sal al agua de la piscina e instalar un clorador salino.
El clorador salino, descripción y ventajas
El clorador salino es un aparato eléctrico de reducidas dimensiones que se coloca en el circuito de recirculación del agua. Dicho aparato tiene una entrada y una salida, recogiendo agua salada y emitiendo agua con poder desinfectante, esto se produce gracias a la separación del cloro y el sodio, ambos presentes en el cloruro sódico ( o lo que es lo mismo, el agua con sal utilizada).
La instalación se hace cerca del conjunto de depuración de la piscina, o lo que es lo mismo, cerca del filtro y la bomba impulsora, permitiendo el bombeo del desinfectante resultante del proceso y su posterior reutilización en las diferentes etapas de depuración.
Es recomendable acompañar al clorador salino de una bomba dosificadora de Ph, puesto que normalmente es necesario reducir el Ph del agua de una piscina que es tratada mediante cloración salina. De esta forma, podremos tener automatizado tanto el proceso de desinfección, como el nivel de Ph de la piscina. Las ventajas del clorador salino son obvias, un ahorro de producto químico en nuestra piscina gracias a la reutilización del agua con sal y un baño más saludable para los usuarios de la piscina.
A pesar de lo sofisticado de dicho sistema, los cloradores salinos para una piscina privada de tamaño medio rondan los 400-700 euros y los podremos encontrar a la venta en esta web. El ahorro a largo plazo es más que evidente, y las ventajas podrán empezar a disfrutarse desde el primer día de uso.
Por lo tanto, se trata de una opción más que interesante para todos los usuarios de piscina que siempre han vivido esclavos del cloro y siempre han sufrido en su piel y en sus ojos los efectos perjudiciales del cloro.
Agradecimientos por esta colaboración a Arromel Piscinas.